miércoles, 30 de mayo de 2007

la chica del cortado

Cuando doblo las paginas del dia
Y las recojo en donde acaba mi memoria,
Revolotean tranquilamente miles de sucesos
Dando vueltas como si fueran en una noria.
De entre todas ellas sale una curiosa
Casi todos los días al letrado.
Es la evidencia de lo cotidiano
Es, simplemente,
La chica del cortado.
Dos vidas distintas pero a la vez paralelas,
Unidas por la cafeína,
Que entre los dedos
A veces alzan alas al cielo
Y vuelven a florecer el deseo a los cuerpos.
Se nos puede ver en algún bar de delicias
Casi todos los días, excepto fin de semana.
Me gustaría salir con ella de copas
Pero a ella no le da la gana.
Sencillamente por este motivo,
La empecé a llamar “la chica del cortado”
Cariñosa y melódica cuando estamos juntos,
Desconocida y libre cuando no esta a mi lado.
Pues me gusta esta irónica historia de amor
He de reconocer que me gusta hacerlo con ella
Y no obstante en este sentido es preferible
Abusar del café que de cualquier botella.
A veces pedimos descafeinados
Pero no es lo mismo
Lo mires por donde lo mires.
Parece como si nos marchitáramos,
Nuestra pasión nace de la maquina
Y de los ya dichos cortados.
He pensado en dejar esta situación,
Pero sin ella el café se vuelve frio,
Y los terrones están muy amargos,
Peor que la de un rio estancado.
Yo no digo: café, copa y puro.
Yo grito: ¡ café y a tus brazos!

No hay comentarios: