jueves, 15 de noviembre de 2007

marques de sade


Marqués de Sade



Donatien Alphonse François de Sade, más conocido por su título de Marqués de Sade y llamado por sus admiradores "el Divino Marqués" (París, 2 de junio de 1740Charenton-Saint-Maurice, Val-de-Marne, 2 de diciembre de 1814), fue un aristócrata, escritor y filósofo francés, autor de varias novelas que aúnan los relatos pornográficos con la exposición de un sistema filosófico materialista y ateo. Su filosofía es la de la libertad extrema, sin el freno de la moral, la religión o las leyes, con la búsqueda del placer personal como principio más elevado. Escribió la mayor parte de sus obras durante los 29 años de su vida que pasó en prisión. De su nombre procede la palabra sadismo.


Biografía


Imperioso, colérico, irascible, extremo en todo, con una imaginación disoluta como nunca se ha visto, ateo al punto del fanatismo, ahí me tenéis en una cáscara de nuez... Mátenme de nuevo o tómenme como soy, porque no cambiaré.
Marqués de Sade

Infancia y adolescencia

Sade nació en el Hôtel Condé en París, en el seno de una antigua familia aristocrática. Era hijo del conde Jean-Bastiste François Joseph de Sade y de su esposa, Marie-Eléonore de Maillé de Carman, dama de compañía de la princesa de Condé. Se educó en Provenza, en la abadía de Saint Léger d'Ebruil bajo la tutela de su tío, el abad de Sade, erudito y libertino, biógrafo de Petrarca y corresponsal de Voltaire, que más tarde sería arrestado en un burdel. En 1750 regresó a París, donde estudió en el Instituto Louis-le-Grand, regentado por los jesuitas y dedicado especialmente a los hijos de aristócratas. Siguió la carrera militar y participó en la Guerra de los Siete Años, durante la cual alcanzó el grado de capitán. Fue desmovilizado en marzo de 1763 y se instaló en el castillo familiar, en Lacoste (Vaucluse). Quiso casarse con la señorita de Laurais, castellana de Vacqueyras, pero su familia se opuso y arregló su matrimonio, el 17 de mayo de 1763, con Renée-Pélagie de Montreuil, hija de un rico magistrado con poderosas relaciones en la corte. El matrimonio tendría dos hijos, Louis-Marie y Donatien-Claude-Armand, y una hija, Madeleine-Laure.

Escándalos y encarcelamiento


En los años siguientes, Sade protagonizó una vida de libertinaje, con repetidos abusos a prostitutas jóvenes y empleados de ambos sexos en su castillo en Lacoste, Vaucluse, en ocasiones incluso con la ayuda de su esposa. Su comportamiento caprichoso incluyó un amorío con la hermana de su esposa, quien había ido a vivir al castillo.
Sólo cuatro meses después de su matrimonio, el 29 de octubre de 1763, fue encarcelado, por primera vez, en el castillo de Vincennes por excesos en un prostíbulo. Quedó en libertad quince días después, pero se le obligó a instalarse fuera de París, en el castillo de Échaffars, en Normandía, propiedad de la familia de su esposa. Regresó a París en 1764. Durante los años siguientes tuvo varias amantes.
En 1767 murió su padre, legándole varios feudos, así como el título de conde de Sade. Él, sin embargo, prefirió seguir utilizando su título de marqués, que ya había sido utilizado por su familia, aunque nunca se constituyó legalmente el marquesado de Sade. Su primer hijo, Louis-Marie, nació el 27 de agosto de ese año. Por entonces su reputación de libertino estaba ya sólidamente establecida, y era objeto de vigilancia policial desde 1764.
En 1768 fue acusado por la mendiga Rose Keller de atraerla con engaños a su casa de Arcueil, donde la flageló. Sade fue encerrado en el castillo de Saumur, desde donde fue después trasladado a Pierre-Encise, cerca de Lyon y, posteriormente, a la Conciergerie de París. Estuvo en prisión unos tres meses.
Después de un episodio en Marsella donde varias prostitutas fueron intoxicadas con la supuestamente afrodisíaca mosca española (nadie murió), fue sentenciado a muerte por sodomía y envenenamiento en 1772 pero huyó a Italia. Fue ejecutado en efigie en Aix-en-Provence el 12 de septiembre. Volvió a ser detenido poco después, el 8 de diciembre, en Chambéry (Saboya) —entonces parte del reino de Cerdeña— por orden del rey de Cerdeña y fue encerrado en el castillo de Miolans. Logró evadirse de allí y regresó a Francia, donde se instaló de nuevo en su castillo de Lacoste en 1773. Su suegra, que se había convertido en su más encarnizada enemiga, obtuvo una lettre de cachet, que implicaba prisión incondicional por orden directa del rey, para lograr su arresto.
Regresó a París en 1777 y el 13 de febrero de ese año fue finalmente arrestado y encarcelado en el calabozo de Vincennes. Exitosamente apeló en contra de su sentencia de muerte en 1778, pero debió permanecer encarcelado a causa de la lettre de cachet. Se fugó y regresó a Lacoste, pero volvió a ser capturado poco después e ingresado de nuevo en Vincennes. En prisión, comenzó a escribir. En Vincennes conoció a Honoré Gabriel Riqueti quien también escribía relatos eróticos, pero a ninguno de los dos le agradaba el otro.
En 1784 se clausuró la prisión de Vincennes y Sade fue trasladado a la Bastilla, en París. El 2 de julio de 1789, gritó desde su celda a la gente que estaba afuera que iban a degollar a los prisioneros, provocando disturbios e incitando a la Revolución. Dos días después, fue llevado al manicomio de Charenton, donde ingresó. La toma de la Bastilla, hecho que desencadenó la Revolución francesa, ocurrió el 14 de julio, cuando Sade no se encontraba ya allí. Estaba trabajando en su obra magna, Los 120 días de Sodoma y entró en un estado de desesperación cuando perdió sus manuscritos durante el traslado. No obstante, pudo volver a escribir la obra.
Fue liberado de Charenton en 1790, después que la nueva Asamblea Constituyente aboliera la lettre de cachet. Su esposa consiguió el divorcio tiempo después. Sade quedó en una difícil situación económica.

La Revolución


Durante su periodo de libertad (comienzos de 1790), publicó anónimamente varios de sus libros. Entre 1790 y 1791 estrenó algunas obras de teatro en diversos escenarios parisinos. Conoció a Marie-Constance Quesnet,ex-actriz y madre de un hijo de seis años, que había sido abandonada por su esposo; Constance y Sade estarían juntos por el resto de su vida. Desde su estancia en prisión, Sade padecía una extrema obesidad, acompañada de graves problemas respiratorios.
Se adaptó rápidamente a la nueva situación política que siguió a la Revolución Francesa. Haciéndose llamar "ciudadano Sade", llegó a desempeñar varios cargos públicos a pesar de su origen aristocrático. Escribió varios panfletos políticos. Miembro de un tribunal, cuando la familia de su antigua esposa se presentó frente a él, les dio un trato favorable, aun cuando habían sido los responsables de todos los años que había estado en prisión. Incluso fue electo para la Convención Nacional, donde representó a la extrema izquierda.
Aunque aterrorizado por el Reinado del Terror en 1793, escribió un elogio de admiración a Jean-Paul Marat para asegurar su posición. Luego renunció a sus cargos, fue acusado de "moderantismo" y encarcelado durante cerca de un año. Escapó por poco de la guillotina (probablemente por un error administrativo) y fue liberado en octubre de 1794, luego de que con la ejecución de Robespierre hubiese concluido definitivamente el Reinado del Terror. Esta experiencia probablemente confirmó su odio de toda la vida a la tiranía estatal y especialmente a la pena de muerte.
El hecho de que, por error, hubiese aparecido en las listas de los emigrados fue aprovechado por su esposa y su hijo Donatien-Claude-Armand para apoderarse de todos sus bienes. En 1796 tuvo que vender su castillo en Lacoste, que había sido saqueado en 1792 (las ruinas fueron adquiridas en 1990 por el diseñador Pierre Cardin que ahora hace regulares festivales de teatro en el lugar, además de eventos sociales).

Años finales

En 1800, Sade publicó Zoloé, presentado como obra anónima, en la cual hacía referencia, por medio de angramas como d'Orsec (Corse= el Corso), a Napoleón Bonaparte y su entorno. Esto le valió, en 1801, una orden de detención dictada por el entonces Primer Cónsul. El autor de Justine y Juliette fue arrestado en la oficina de su editor y encarcelado sin un juicio, primero en la prisión de Sainte-Pélagie y luego, acusado de intentar corromper a sus jóvenes compañeros de celda, en el fuerte de Bicêtre. A instancias de su familia fue declarado demente en 1803 y trasladado una vez más al manicomio de Charenton; su ex-esposa e hijos se ocuparon de pagar sus gastos de manutención.
Se permitió que Constance viviera con él en Charenton. El liberal director de la institución, el abad de Coulmier, lo animó a que representara varias de sus obras con algunos de los reclusos como actores, para ser presentadas al público parisino.
Sade comenzó un amorío con Madeleine Leclerc, una empleada de trece años de Charenton. La relación duró cuatro años, hasta la muerte de Sade el 2 de diciembre de 1814. Dejó su última voluntad, indicando que deseaba ser enterrado en su tierra de Malmaison, sin ceremonias, y en un montecillo de árboles, pidiendo que se plantasen bellotas sobre ella a fin de que "... las huellas de mi tumba desaparezcan de la superficie de la tierra, como me jacto de que mi memoria ha de borrarse de la mente de los hombres". No obstante, fue enterrado en Charenton; su cráneo fue exhumado posteriormente para estudios frenológicos. Su hijo quemó todos sus manuscritos inéditos, incluida una obra en varios volúmenes, Les Journées de Florbelle.

Obra


Muchos de las obras de Sade contienen explícitas —y a menudo repetitivas— descripciones de violaciones e innumerables perversiones, que en muchas ocasiones incluyen violencia y a veces llegan a trascender los límites de lo posible. Los libertinos que protagonizan las obras de Sade fundan su filosofía en un resuelto desprecio de las normas morales y en el odio a la ética religiosa. En la naturaleza, afirman, el fuerte gana y el débil pierde; por lo tanto todas las leyes y éticas, diseñadas como son para proteger al débil, son vistas como antinaturales.
En 1782, mientras estaba en prisión, escribió el relato corto Diálogo entre un cura y un moribundo, en el que expresa su ateísmo mediante el diálogo entre un sacerdote y un viejo moribundo, quien convence al primero de que su vida piadosa ha sido un error.
La novela Los 120 días de Sodoma, escrita en 1785, aunque no terminada, cataloga una amplia variedad de perversiones sexuales perpetradas contra un grupo de adolescentes esclavizados y es el trabajo más gráfico de Sade. Se cree que el manuscrito se perdió durante el asalto a la Bastilla. La obra no se publicó hasta 1904.
En 1787, Sade escribió Justine o los infortunios de la virtud, una primera versión de Justine, que fue publicada en 1791. Describe las desgracias de una chica que elige el camino de la virtud y no obtiene otra recompensa que los repetidos abusos a los que es sometida por varios libertinos. Sade escribió también L'Histoire de Juliette (1798) o El Vicio Ampliamente Recompensado, que narra las aventuras de la hermana de Justine, Juliette, quien elige rechazar las enseñanzas de la iglesia y adoptar una filosofía hedonista y amoral, lo que le proporciona una vida llena de éxito.
La novela La filosofía en el tocador (1795) relata la educación lasciva de una joven privilegiada. Está estructurada como una obra teatral y es concisa, aguda y atractiva; los personajes arquetípicos de Sade son, aquí, usados eficazmente. El libro contiene un largo panfleto político ¡Franceses! ¡Un esfuerzo más si deseáis ser republicanos! en el cual Sade recomienda un socialismo utópico. Declara que las leyes contra los ladrones son absurdas: protegen a los ladrones originales, los ricos, contra los pobres que no tienen otro remedio más que robar. Argumenta además que el estado no tiene derecho a prohibir el asesinato, ya que provocan asesinatos en forma de ejecuciones y guerras. Las leyes en contra de la blasfemia son vistas como sin sentido: no son necesarias si Dios no existe, y si es que existe, seguramente no le dará importancia a ataques insignificantes. El panfleto fue republicado y distribuido durante la Revolución de 1848 en Francia.
En Aline y Valcour (1795) contrasta un brutal reino africano con el relato de la isla de Tamoe, un utópico paraíso isleño. Este fue el primer libro que Sade publicó con su verdadero nombre.
En 1800 publicó una colección de cuatro volúmenes de relatos titulada Crímenes de amor. En la introducción, Ideas sobre las novelas, da un consejo general a los escritores y hace también referencia a las novelas góticas, especialmente a El monje de Matthew Gregory Lewis, que considera superior al trabajo de Ann Radcliffe[1]. Uno de los relatos de la colección, Florville y Courval, ha sido considerado también como perteneciente al género "gótico". Es la historia de una joven mujer que, contra su voluntad, termina enredada en una intriga incestuosa.
Mientras estaba encarcelado nuevamente en Charenton, escribió tres novelas históricas: Adelaide de Brunswick, Isabel de Baviera y La marquesa de Gange.
También escribió varias obras de teatro, la mayor parte de las cuales permanecieron inéditas. Le Misanthrope par amour ou Sophie et Desfrancs fue aceptada por la Comédie-Française en 1790 y Le Comte Oxtiern ou les effets du libertinage fue representada en el Teatro Molière en 1791.
Se han conservado y publicado varias de las cartas que escribió a su esposa desde prisión. Algunas de ellas muestran una extraña y paranoica obsesión con el significado oculto de los números.

Obras principales


1782 - Diálogo entre un sacerdote y un moribundo.
1785 - Las ciento veinte jornadas de Sodoma o La escuela del libertinaje.
1786 - Aline y Valcour o La novela filosófica, publicada en 1795.
1787 - Los infortunios de la virtud, primera versión de Justina.
1788 - Justina o los infortunios de la virtud, publicada en 1791.
1795 - La filosofía en el tocador.
1797 - La nueva Justina.
1799 - Los crímenes del amor, novelas breves.
1812 - Adelaida de Brunswick, princesa de Sajonia.
1813 - Historia secreta de Isabel de Baviera, reina de Francia; La marquesa de Gange.
Fue autor también de varias obras de teatro, muchas de las cuales se han perdido. Otras muchas obras se perdieron: algunas, porque, como Las jornadas de Florbelle o La naturaleza desvelada, fueron destruidas por su familia cuando él estaba en Charenton; otras, requisadas por la policía.

Recepción de su obra


Numerosos artistas, especialmente los preocupados por la sexualidad, han sido repelidos o atraídos por la obra de Sade.
A principios del siglo XX, el poeta Guillaume Apollinaire editó las obras del marqués de Sade [1] , a quien consideraba "el espíritu más libre que haya existido jamás". Los surrealistas lo reivindicaron, considerándolo uno de sus principales precursores,
Después de la Segunda Guerra Mundial, en Francia, un gran número de intelectuales prestaron atención a la figura de Sade: Pierre Klossowski (Sade mon prochain, 1947), Georges Bataille (La literatura y el mal), Maurice Blanchot (Sade et Lautréamont, 1949) y Roland Barthes y Jean Paulhan. Gilbert Lély publicó en 1950 la primera biografía rigurosa del autor.
Simone de Beauvoir (en su ensayo ¿Debemos llevar a la hoguera a Sade? (en francés Faut-il brûler Sade, Les Temps modernes, diciembre de 1951-enero de 1952), y otros escritores, han intentado localizar vestigios de una filosofía radical de libertad en los trabajos de Sade, precediendo al existencialismo en unos 150 años.
Uno de los ensayos en Dialéctica de la Ilustración (1947) de Max Horkheimer y Theodor Adorno se titula "Juliette, o la Ilustración y la moral", e interpreta el comportamiento de la Juliette de Sade como una personificación filosófica de la Ilustración. Del mismo modo, el psicoanalista Jacques Lacan postula en su ensayo "Kant avec Sade" ("Kant con Sade") que la ética de Sade fue la conclusión complementaria del imperativo categórico postulado originalmente por Immanuel Kant.
Andrea Dworkin veía a Sade como el ejemplar pornógrafo que odia a la mujer, apoyando su teoría en que la pornografía inevitablemente guía hacia la violencia en contra de la mujer. Un capítulo de su libro Pornography: Men Possessing Women (1979) está dedicado al análisis de Sade. Susie Bright afirma que la primera novela de Dworkin Ice and Fire, rica en violencia y abusos, puede ser interpretada como una versión moderna de Juliette.


trabajos acerca de sade o sus libros



Libros


1899 - Bloch, Iwan: Marquis de Sade: his life and works. (Texto en PDF)
1950 - Lély, Gilbert: Le marquis de Sade.
1963 - Gorer, Geoffrey: The life and ideas of the Marquis de Sade. Hay traducción al español: Vida e ideas del marqués de Sade. Buenos Aires, La Pléyade, 1969.
1971 - Barthes, Roland: Sade, Fourier, Loyola(Traducción al inglés en formato PDF). Hay traducción al español: Sade, Fourier, Loyola. Madrid, Cátedra, 1997.
1979 - Carter, Angela: The Sadeian Woman. Hay traducción española: La mujer sadiana. Barcelona, Edhasa, 1981.
1986 - Verger Michael, Colette: The Marquis de Sade: the man, his works, and his critics: an annotated bibliography.
1988 - Wilson, Colin: The Misfits: A Study of Sexual Outsiders
1989 - Verger Michael Colette: Sade, his ethics and rhetoric
1991 - Lever, Maurice: Marquis de Sade: A Biography. Hay traducción española: Donatien Alphonse François, marqués de Sade. Barcelona, Seix Barral, 1994.
1993 - Paz, Octavio: Un más allá erótico: Sade. (reseña)
1995 - Moore, Thomas: Dark Eros: The Imagination of Sadism
1995 - Airaksinen, Timo: The philosophy of the Marquis de Sade
1998 - Bongie, Laurence L.: Sade: A Biographical Essay. (reseña)
1999 - Schaeffer, Neil: 'The Marquis de Sade: a life.
1999 - Plessix Gray, Francine de: At Home With the Marquis de Sade: A Life
2003 - Hayman, Ronald: Marquis de Sade: the genius of passion

Películas


Tal vez no tan sorprendentemente, la vida y las escrituras de Sade han sido irresistibles para los directores de cine. Mientras que hay numerosas películas pornográficas basadas en sus temas, aquí hay algunas de las películas más reconocidas basadas en su historia o en sus trabajos de ficción.
Marat/Sade, una película de la obra de Peter Weiss (1966) (Siendo el título completo: La persecución y asesinato de Jean-Paul Marat como es presentada por los reclusos del Asilo de Charenton bajo la dirección del Marqués de Sade)
Marqués de Sade: Justine, dirigida por Jesús Franco (1968)
Eugenie... La historia de su viaje a la perversión (Philosophy in the Boudoir) (1969)
De Sade (1969)
Saló o los 120 días de Sodoma (Salò o le 120 giornate di Sodoma), dirigida por Pier Paolo Pasolini (1975)
Cruel Passion (1977)
Marquis (1989)
Dark Prince (1996)
Sade (1999)
Quills (2000)

Bibliografía Brouard, Isabel: "Introducción", en Marqués de Sade: Justina o los infortunios de la virtud. Madrid, Cátedra, 1985. ISBN 84-376-0518-0.
Paz, Octavio: "Un más allá erótico: Sade", en Obras completas 10. Ideas y costumbres II. Barcelona, Círculo de Lectores, 1996. ISBN 84-226-3502-X.

Notas


L'Oeuvre du marquis de Sade, París, Bibliothèque des Curieux, 1909

Enlaces externos


Commons alberga contenido multimedia sobre Marqués de Sade.Commons
Wikisource
Wikisource contiene una copia de Marqués de Sade.
Wikiquote
Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Marqués de Sade.

Sobre el autor y su obra


Página sobre el autor y su obra (en español)
Página sobre el autor y su obra (en francés)
Sitio sobre la biografía de Sade escrita por Neil Schaeffer. Incluye cartas escritas por Sade mientras estaba en prisión, cronología biográfica y bibliografía (en inglés)
Cronología detallada de su vida (en inglés)
Breve biografía (en inglés).
Buñuel y el marqués de Sade: las cadenas de la imaginación, en Minotauro Digital, julio de 1999.

Obras del marqués de Sade


En español
Aline y Valcour o la Novela Filosófica (en español)


Francés


Wikisource francesa, varios trabajos de Sade en dominio público.

Inglés


La Biblioteca Electrónica del Marqués de Sade (Marquis de Sade eLibrary).
Incluye archivos PDF de traducciones al inglés de varias obras de Sade y de dos biografías del autor. Información sobre libros publicados en inglés sobre el autor.
Obras de Marqués de Sade en el Proyecto Gutenberg
...

1 comentario:

aila dijo...

Nuria.
es una persona que puede llegar a ser muy polemica por los temas que trata,pero a mi me parece muy interesante te hace pensar en lo oculto que llevas dentro en que todo lo que nos an enseñado de pequeños no es tan real como nos an hecho creer,que hay otro lado de la vida que no es tan bonito como nos pintan el que nos an enseñado pero que esta ahi.Que todos tenemos un lado oscuro que nos da miedo explorar pero que en lo mas fondo de nuestro corazon,puede que nos atraiga y no nos de tanta repulsion como nos quieren hacer creer.A mi me paso cuando gracias a ti vi la pelicula de Justine,me impresiono mucho y me hizo abrir mi mente a otras cosas de las que me habian enseñado de pequeña,que no soy tan buena como pensaba que no me conozco ni yo misma y que nunca se sabe lo que uno puede llegar a hacer.(os recomiendo que la veais),(por eso no vais a ser unos mostruos),te enseña situaciones limite.En realidad todos estamos un poquito locos lo que unos lo demuestran mas que otros.el marques de sade era una persona muy inteligente y debia ser muy culto.Debio de tener una vida un poco dificil tanto encerrarlo.gracias por mostrarmelo dioni.