miércoles, 23 de abril de 2008

reflexion





A menudo me disculpo
porque siempre que me deprimo
con cara triste y lento andar
miro fijamente a todas las chicas pasar.



Me quedo embobado sin saber que hacer
algunas sonríen y me guiñan el ojo,
otras por el contrario, levantan su rostro
y las veo poco a poco desaparecer.



Yo creo que en ellas se fijó Dios
para perfeccionar la belleza
a la luz del día.
y dibujar la pasión desenfrenada
a la luz de las velas.



No hay nada más hermoso
que un día poderte asomar
a la plaza mayor del amor
recorrer todo su cuerpo con la lengua
y morir sin haber logrado acabar.



Sin temor y sin apuro con calor.
Nadie te podrá nunca arrebatar
el silencio que produce la mirada
del amanecer o las caricias al orgasmar.

1 comentario:

kebrantaversos dijo...

esos poemas guapos del DIONI
EL KEBRAN